María José

¿Qué te gustaría que sepamos de vos?

Que llevo a todos lados mi vocación. Durante un año estuve en oncología pediátrica con mi hija como paciente y mi vocación de maestra me ayudó hasta en ese lugar: decorando la habitación como si fuera el aula para cada festejo incluido mundial 2010, animarndo con alegría algún día medio triste, o festejando cada aprendizaje del tratamiento como verdaderos logros. Que aprendo día a día, desde hace más de 25 años, a ser y construir una familia junto a Miguel y nuestros 4 hijos, Santiago, Lucila, Tomás y Agustín.

 ¿Qué te llevó a enseñar?

Lo que me llevó a enseñar fue jugar desde muy chiquita: en el patio de mi infancia me pasaba horas jugando a la maestra. Como en el fondo de mi casa tenía una rosa china, mi única lección era: “Las plantas. Partes y funciones”. Se ve que desde chica me encanta trabajar con material concreto. ¿Y saben que mis alumnos eran las botellas de vidrio? (en esa época no existían las botellas descartables). Sí, botellas vacías, transparentes y frágiles. Las formaba en dos filas, y con mucho cuidado pasaba por al lado de ellas cantando… “Alta en el cielo una águila guerrera…” Seguramente sin saber el significado de esas palabras.

Cada vez que empiezo un año les digo a mis alumnos que ese sueño hoy se hizo realidad y que esas botellas se transformaron en ellos. Y como cuando era chica, hoy también los tengo que cuidar y querer: ¡ellos también son frágiles y transparentes! La única diferencia es que ellos no vienen vacíos: ¡vienen con sus vidas, aprendizajes e historias! Por todo esto y mucho más… así siguió esta aventura de querer aprender, enseñar y volver a aprender.

¿Cómo te asegurás que todos tus alumnos aprendan y mantenerlos motivados?

Me da mucha seguridad cuando los miro y los escucho mucho: sus gestos y palabras me devuelven sus aprendizajes y sus ganas de saber un poco más. Por ejemplo, cuando me dicen “Majo esto es una “papa”, y les contesto que “no, no es una “papa”, es que lo aprendieron”. O también me doy cuenta cuando les propongo que busquen algo de lo aprendido hoy en la vida de todos los días. Eso me encanta, vienen y me dicen: “Majo, sabés que acompañé a mi papá a la carnicería y quería comprar ¼ de patitas de pollo, pero el entero salía $120.­ entonces le dije…”

Me aseguro también cuando veo que un contenido lo aplican fuera del aula. Un año fui de campamento y los chicos tenían que realizar una búsqueda de datos a partir de consignas. Una era: ¿cuántos cuadrados tiene la red de voley? Y Valentina dice: “hagamos multiplicaciones como nos dijo Majo con los problemas de organizaciones rectangulares”. En ese mismo campamento, cuando les enseñaron a hacer fuego, Francisca dice: “parecemos como los pueblos originarios cuando…”.

O como cuando Sofía dijo la semana pasada: “entonces cuando nos sentamos en círculo en Ed. Física en realidad es una circunferencia y nosotros los puntos”.

Esas relaciones que hacen de temas y su aplicación a la vida diaria me alegra el alma y eso me motiva para seguir “navegando” y buscando nuevos desafíos. Mi termómetro de la motivación de mis alumnos es mi motivación para planificar y participar en la clase siguiente. Si están motivados, voy por más… y si no lo están, ¡también voy por más!

El aula ­como llamo a todo espacio o momento donde los niños aprenden­ para mí es un gran teatro donde jugamos y aprendemos todo el tiempo y los protagonistas somos los chicos y los maestros. Y trato de lograrlo lo más posible junto a mis compañeras de grado.

¿Cómo fue tu clase más creativa/distinta?

 Será la de mañana lunes: siempre espero que la próxima sea la más creativa. Mis clases más creativas son las que combino lo tecnológico con lo manual, cuando convierto una clase muy “tradicional” en algo realmente interesante con los aportes de los chicos. Me cuesta pensar en una en particular, pero sería una de las emociones básicas en 2do. año E.P. Con la consigna “Soplá tus miedos”, hicimos burbujeros; “Date un baño y que la tristeza se vaya por el caño” y armamos un aro con cintas de papel de colores como ducha; o “Inflate de alegría” y luego inflaban globos; dos dados gigantes que uno en sus caras tenía dibujadas emociones y el otro preguntas.

Y este año junto a mi compañera hicimos el Proyecto del Bicentenario: “Emociones Patrias, libres e independientes”. Y trabajamos las mismas dinámicas pero con el tema autonomía e independencia de nuestro país y lo relacionamos con la de cada niño, desde que nace hasta hoy que tiene 8 años.

¿Cómo hacés para no cansarte de la rutina?

Disfruto mucho, es un cansancio lindo: jugar con los chicos me encanta y siento que aprendo. Y realmente tengo el apoyo intenso de mi familia, amigos y de aquellas maestras y directoras que les encanta trabajar en equipo. Tomo cada día como un nuevo desafío. Me gusta mucho todo lo tecnológico: usar la pantalla táctil, preparar mi blog, buscar sitios web, buscar nuevas app, diseñar con la ayuda de mi marido e hijos diferentes carteles, notas, presentaciones interactivas, Activinspire… Y también me gusta mucho todo lo manual y busco en Pinterest, como por ejemplo origami. También disfrutar y compartir proyectos con mis compañeras.

¿Qué es lo más valioso que aprendés/aprendiste de tus alumnos?

De mis alumnos aprendo que a pesar de que cada uno viene con su historia, preocupaciones, alegrías, tristezas, miedos, rabias, sorpresas y dudas, ellos son únicos, irrepetibles. Y como “las botellas de mi infancia”, son transparentes y frágiles y depende de la mirada del adulto descubrir el tesoro que son y tiene cada uno. Aprendo con ellos ejercitar la escucha, la mirada, la paciencia, aprender del error para construir. Y sobre todo, aprendo que no soy indispensable: eso lo aprendí de un día para el otro cuando tuve que pedir licencia para acompañar a mi hija en su año de tratamiento. Yo, que me creía la maestra indispensable, aprendí que mis alumnos habían aprendiendo a escribir y a leer sin mí. Fue un duro aprendizaje, pero eso me ayudó a darme cuenta de que los niños aprenden más allá de mí. Esos chicos de primer año E.p. me enseñaron que en la vida una puede ser irremplazable, ya que todos somos únicos, pero no indispensable.

¿Cuáles son tus desafíos?

Mi gran desafío es sembrar en cada niño las ganas, el entusiasmo, la pasión de aprender siempre, más allá de los contenidos de ese año. Que les guste aprender, preguntar, buscar, observar, equivocarse, volver a intentarlo. Y que agradezcan la oportunidad que tienen día a día y descubrir habilidades y contenidos que pueden aplicar en la vida de todos los días.

¿Alguien que te inspire?

Me inspiran todas aquellas personas ­chicos y grandes­ que me contagian sus ganas de aprender, saber, disfrutar, amar. Los que se siguen sorprendiendo y me enseñan a celebrar y honrar la vida.

Quiero que sepan algo más de mí: ¡estas preguntas son muy emocionantes! Les agradezco que me hayan invitado a recorrer un poco de mi historia. Creo que cada docente debería hacerse estas preguntas mucho más seguido.

ELLA: María José Fusari, Colegio Nuestra Señora de la Paz, Olivos, Prov. de Bs. As, Saint Gregory’s College, Vicente López, Prov. de Bs As. Maestra de 3ero. y en 4to. Ciencias Naturales y Matemática.

Plural: 9 Comentarios Añadir valoración

  1. Simplemente, Majito es una MAESTRA con mayúscula. Doy fe que cada una de sus palabras son absolutamente ciertas. Felicitaciones de todo corazón

  2. Gabriel dice:

    ! Gracias por compartir tu historia, María José!! Es emocionante ver la pasión que transmitis. Alegra ver que hay maestras como vos!!

  3. Maria SusanaBenito dice:

    Un gran ejemplo!!!

  4. Vic rv dice:

    Qué orgullo Majo!!

  5. Carolina Vons dice:

    Te felicito Majo!! Sos una gran maestra y persona.

  6. Diego De Carli dice:

    Que pasion que le pones a lo que haces Majo.!!! Te felicito por tu trabajo y por disfrutarlo con tantas ganas y seguir aprendiendo. Gracias a Miguel por compartirnos este espacio.
    Un fuerte abrazo

  7. Andrea Piaggio dice:

    Qué corazón tan grande y gran docente! Una maravilla verte reconocida por muchos cuando los que te conocemos sabemos y hemos gozado de tu creatividad, vocación docente, amor y respeto por los niños. Hace años que vivimos lejos y sos la misma mujer desde adolescente, que te disfruten tus alumnos porque sos un lujo docente!
    La indispensable, cariños

  8. María Pía dice:

    Muy emocionante!!!!!
    Gracias Majo! Siempre te recuerdo como una persona APASIONADA.????????

  9. Rodrigo Martin dice:

    Una verdadera Maestra de la vida!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *